Mucho gusto
Vinos de la estratosfera

Vinos de la estratosfera

Por su precio, se entiende. Lo podríamos haber añadido en el titular, pero quedaba demasiado largo. Esta semana los traemos a Mucho gusto, el blog de Spira, vino de calidad de Granada, porque las fechas navideñas que están a punto de finalizar son las más dadas a los dispendios, a echar mano de la cartera cada dos por tres, a tirar de tarjeta alegremente, a derrochar sin tener en cuenta que todo eso tendrá que pagarse alguna vez. De todas maneras, por mucho gasto suntuoso que hayan tenido, es bastante improbable que hayan podido permitirse estos caprichos. Porque superan lo insuperable.

Hablamos de los que, según los especialistas, están considerados como los vinos tintos más caros del mundo. Los que no es ya que tengan tres cifras, ni cuatro, ni cinco, sino seis. Piezas codiciadas por coleccionistas que tienen el dinero por castigo y que, en muchos casos, ni siquiera aspiran a beberse lo que hay en el interior de la botella, porque las guardan llenas. Que ese es un debate que se podría abrir un día de éstos, por cierto: ¿por qué no coleccionarlas vacías y fardar ante los amigos de que ese pedazo de vino se lo acabó en tal ocasión y lo compartió con fulano y mengana, o que lo vació en solitario, saboreando cada sorbo y recreándose en su infinita gama de matices aromáticos?

En fin, a lo que vamos: de acuerdo con los datos consultados por Mucho gusto, el título de vino más caro del mundo le corresponde al Chateau Margaux de 1787, un tinto de la zona de Médoc, en la región francesa de Burdeos. Según se cuenta en el interesante blog El gran catador, «generó dinero sin siquiera contar con un comprador, ya que su precio era de 500.000 dólares (410.937 euros) pero accidentalmente la botella fue golpeada por un camarero y, ya que se encontraba asegurada, el propietario terminó recibiendo 390.000 dólares». Al cambio, 319.906 euros.

No le va a la zaga la de Chateaux Lafite-Rothschild 1869 que fue subastada en el año 2010 en Hong-Kong por la empresa Sotheby’s, y que alcanzó el precio de 232.692 dólares (190.043 euros). Ese ejemplar de Burdeos lo compró un hombre de negocios asiático. Cada copa de esa botella costaría más de 30.000 euros. O, para los que todavía piensan en la antigua moneda, más de cinco millones de pesetas. Fantaseen ahora pensando cuántas cosas se pueden hacer con ese dineral.

En octubre de 2013 se exhibió en la tienda que tiene Le Clos en el aeropuerto de Dubai un Chateaux Margaux 2009, otro Burdeos impresionante al que pusieron este precio de venta al público: 144.000 euros. Una ganga, y ya perdonarán la ironía, si se tiene en cuenta que se trataba de una botella de 12 litros, una Balthazar, si recuerdan una reciente entrada de este blog. Sólo se hicieron seis iguales y de ellas únicamente tres están a disposición de quienes quieran y puedan adquirirlas.

Para gente con menos posibles están las botellas de cinco cifras. A esos precios hay quien ha adquirido un Montrachet 78, memorable Borgoña a una cotización igualmente memorable, 28.500 euros. Otros, más rumbosos, han podido llegar hasta los 50.000 en que se tasó un Vega Sicilia Único de 1990.

Estamos hablando del emblema de la Denominación de Origen Ribera del Duero y, apurando un poco, del máximo ejemplo de vino español de precio astronómico, el único que está a los niveles de franceses como los nombrados o como otros que, ya que estamos, mencionaremos también: Petrus (que se llega a cotizar a 15.000 euros) o Romanée-Conti (7.000).

Otros tintos españoles prohibitivos para la mayoría de los que vivimos aquí (y en cualquier otra parte del mundo) son L’Ermita, un Priorat que puede ponerse tranquilamente en la barrera de los mil euros, y Pingus. Este último merece un comentario aparte porque su historia es curiosa.

Detrás de esa marca está Peter Sisseck, enólogo que se estableció en La Horra (Burgos) con idea de hacer un vino diferente, de culto. En su triunfo colaboraron decisivamente dos cosas: el apoyo explícito de Robert Parker y un golpe de mala fortuna…que se convirtió en buena.

Lo de Parker es más fácil de explicar. El considerado como el mayor gurú del vino del planeta definió al Pingus como una auténtica revelación, como uno de los mejores vinos que había probado en mucho tiempo. A la cosecha de 1995 le dio nada menos que 98 puntos en su prestigiosísima guía y a partir de ahí la demanda creció como la espuma.

Pero lo que lo convirtió en un vino de cuatro cifras no fue sólo eso, sino el hecho de que la mayor parte de las 4.000 botellas de esa añada, y la totalidad de la cosecha de Flor de Pingus, su segunda marca, viajaban a Estados Unidos en un barco que tuvo la desgracia de naufragar. A raíz de eso, miles de aficionados de todo el mundo se quedaron expectantes. ¿Qué nos hemos perdido?, se preguntaban.

La respuesta llegó al año siguiente, pero sólo estaba al alcance de unos pocos elegidos porque la botella alcanzó un precio de más de 900 euros. Las añadas posteriores, y también las anteriores al naufragio, están más o menos por ahí. Esto que sigue es ciencia-ficción, pero si un día alguien encontrara ese barco hundido en medio del Atlántico y rescatara intactas las botellas perdidas, es probable que todas las cifras que hemos manejado en este artículo se queden cortas.

 Fotografía: En estas bodegas descansa el Chateau Margaux, considerado el vino más caro del mundo. De la web www.chateau-margaux.com

 

Comparte:

2 pensamientos sobre “Vinos de la estratosfera

  1. Encarni

    Son muy curiosas las razones por las que estos vinos alcanzan esos estratosféricos precios. Dejando de lado circunstancias excepcionales como el naufragio del Pingus, que dan para novela de aventuras de las clásicas, en muchos casos el asunto se queda en mera especulación que recuerda a la que se mueve por el mercado del arte. Yo me considero muy afortunada por poder disfrutar con gran fruición de botellas que apenas alcanzan los 5 euros.

    1. Spira Autor del artículo

      Totalmente de acuerdo. De por qué ciertos vinos alcanzan esas cifras y hasta qué punto es sensato gastarse un dineral en una botella hablaremos muy pronto. Mientras tanto, disfrute del Spira, que tiene una relación calidad-precio excelente, ¿no le parece?

Responder a Spira Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>