Mucho gusto
Vino, dichos y refranes
El blog de Spira, vino de calidad de Granada, analiza la relación entre el vino y los dichos y refranes populares.

Vino, dichos y refranes

¿Pueden considerarse literatura los refranes y dichos populares? Podría ser. Se trata de sentencias breves pero que a menudo encierran profundas reflexiones, y eso es lo que buscamos también en los libros. En cualquier caso, en este blog de Spira, vino de calidad de Granada, hemos pensado que, después de las tres entradas dedicadas a hablar de la relación entre el vino y las letras (cosa que, pura coincidencia, también ha hecho la prestigiosa revista MiVino-Vinum en su número de este mes de junio), valía la pena brindarle un artículo específico a algunas de las muestras de la sabiduría popular, esa que no por no estar en los libros debe desdeñarse, sino más bien todo lo contrario.

Hay centenares de refranes, es imposible citarlos todos. Probablemente son tantos porque el vino lleva siglos asociado al hombre y ha estado siempre presente en su día a día. Los hay de todos los colores y el más conocido es ese que insta a llamar a las cosas por su nombre: Al pan, pan y al vino, vino. Seguido a poca distancia por ese otro que anima a ir por la vida ligero de equipaje: Con pan y vino se anda el camino.

Abundan los que hablan de sus propiedades curativas, como el que asegura que Buen vino y sopas hervidas le alargan al viejo la vida. O el que aboga por combinar el bebercio con la calma como mejor estrategia para cumplir muchos años: Con vino y vida tranquila, la vejez llega de maravilla.

No pocos aconsejan prudencia, ya sea para evitar abusos (por ejemplo: Bebe el agua a chorros y el vino a sorbos), efectos colaterales indeseados (Cuando el vino entra, echa el secreto afuera; Después de beber, cada uno dice su parecer) o nefastas consecuencias (A cena de vino, desayuno de agua; De borrachos y panzones están llenos los panteones)

En otros casos, el vino sirve como metáfora para hacer determinadas recomendaciones. Sin ir más lejos, ahí está el que sugiere que Al que nunca bebe vino, no le fíes ni un comino. O este otro, un punto soez, con seguridad más directo y en forma de pregunta: Quien a este mundo vino y no bebió vino, ¿a qué coño vino?

Los hay que encierran un doble significado: Cada uno huele al vino que tiene. Que muy posiblemente procederá de otro muy similar: Cada bota huele al vino que tiene. La adaptación le añade un matiz interesante y, puestos a interpretar, en cierto modo lo equipara a refranes de otros ámbitos. Y en esa misma línea podría situarse el que viene: El buen vino, en cristal fino; el peleón, en jarro o porrón.

Si alguien se cree un virtuoso porque es abstemio, se le pueden parar los pies perfectamente soltándole que Al que no fuma ni bebe vino, el Diablo le lleva por otro camino. Que no tendrá esos vicios pero seguro que tiene otros, vamos.

Se unen a la lista los de corte pesimista (El amor es el vino que más pronto se avinagra) o los de raíz lírica (Beber vino es como sembrar poesía en el corazón), pero la mayor parte de los refranes y dichos encontrados en el rastreo son de autoafirmación, de justificación del beber. En las circunstancias que sean, además. Por eso algún día a alguien se le ocurrió eso de que Al que tras un entierro no bebe vino, el suyo le viene de camino. Y es curioso, pero en muchos países está muy extendida la costumbre de celebrar los velatorios en casa y que los dolientes anfitriones ofrezcan a los visitantes un refrigerio y algo de beber.

A ese último grupo, los que justifican y hasta alientan la afición, pertenecen los dos siguientes, que coinciden en meter por medio la religión. Uno es: Lo dice el padre prior; vino sólo hay dos, el bueno y el mejor. El otro: Dios creó el agua y el hombre creó el vino. Respetemos el agua y bebamos el vino.

Este tema daría para muchísimo más, pero dejamos para el final uno que puede parecer absurdo o surrealista pero que por eso mismo quizás sea el más sabio, dicho sea con ironía. Saber a ciencia cierta dónde se acuñó es complicado, como por lo demás ocurre con casi todos los dichos, pero se hizo muy popular en Jimena de la Frontera, un pueblo de la provincia de Cádiz donde era habitual que los jornaleros, después de una dura jornada en el campo, echaran unos tragos para relajarse. Y el refrán es éste: Más vale diez vasos grandes, que cinco chicos.

Ahí queda eso. A ver quién es el guapo que lo supera.

Fotografía: de la web curiosidario.es

 

 

 

 

Comparte:

6 pensamientos sobre “Vino, dichos y refranes

  1. Cachorillo

    Me ha encantado la entrada, porque me entusiasman los refranes y la sabiduria popular. Sin duda me quedo con » Más vale diez vasos grandes que 5 chicos» . A mi me gusta mucho una frase de plantón,no es un refrán pero aqui la dejo por si alguno le gusta.. » Un vaso de vino, en un momento oportuno, vale más que todas las riquezas de la tierra «

  2. Encarni

    Soy muy fan de los jimenatos.

    A mí siempre me ha gustado aquél que es como un trabalenguas: «El que al mundo vino
    y no toma vino, ¿a qué vino?» Y por supuesto, el gran clásico: «In vino, veritas» que, valga la redundancia, es una verdad como la copa de un pino. También me topé hace tiempo con una cita de Humphrey Bogart que decía «el mundo entero tiene más o menos tres vasos de vino de retraso», pero luego resultó que la traducción era incorrecta, ya que en realidad él no hablaba del vino sino de la bebida en general. En su original inglés queda bastante mejor: «The whole world is three drinks behind. If everyone in the world would take three drinks, we would have no trouble. If Stalin, Truman and everybody else in the world had three drinks right now, we’d all loosen up and we wouldn’t need the United Nations».

    1. Spira Autor del artículo

      Hay que ser fan de los jimenatos, por supuesto. En cuanto a la frase de Bogart, está bien expresada. Si a unos tipos poderosos con tres copas en lo alto les da por atizarse entre ellos, perfecto. Pero a los demás que nos dejen en paz.

  3. Toni

    Buena entrada. Me ha gustado mucho. Yo es que no me sé muchos refranes y menos de vinos. Alguno de carretas y otro más de pájaros volando y de sayos, pero no muchos más. Y es cierto que encierran mucho saber.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>