Mucho gusto
Un 2014 lleno de Spira

Un 2014 lleno de Spira

Llegado el momento en el que un año está a punto de dar paso al siguiente, es costumbre muy extendida hacer balance; escudriñar en los doce meses que acaban de transcurrir y sacar conclusiones: fueron buenos, fueron malos, no estuvieron mal pero podrían haber sido mejores… Para las Bodegas del Marqués de Casa-Pardiñas, donde se elabora el Spira, vino de calidad de Granada, este 2014 que nos deja ha tenido bastantes más cosas positivas que negativas. Así se lo hemos contado desde este Mucho gusto:

En enero, esta modesta empresa se propuso ampliar sus horizontes y llegar a más aficionados al vino fuera de la provincia de Granada. Ese programa de expansión comenzó no muy lejos, en la comarca malagueña de la Axarquía, donde desembarcamos a mediados de mes para presentar nuestro producto en Vélez-Málaga, Torre del Mar y Nerja, con estupendos resultados. Allí tenemos ya un distribuidor fijo, Santiago Lupiáñez, y un montón de amigos, cosa nada rara porque se trata de una tierra excelente.

Tan bien nos fueron las cosas que, antes de que finalizara el mes, hicimos una segunda prospección. En este caso el lugar elegido fue Córdoba. Ya sabíamos que en esa preciosa y hospitalaria ciudad se come y se bebe bien y en nuestro rastreo lo volvimos a constatar. También dejamos allí nuestro vino a buen recaudo y desde entonces contamos con un suministrador fijo, la empresa Terruño.

A la Axarquía volvimos a bajar en febrero, para dar una cata en la vinoteca El Descorche con motivo de una cena maridada para conmemorar San Valentín. Fue sin duda una experiencia enriquecedora, como lo fueron también las que vivimos, ya en el mes de marzo, en el club gastronómico Kilómetro Cero, en Málaga, y en el bar El Pimiento, en Sevilla. Una nota común en las tres citas fue la cálida acogida por parte de quienes fueron nuestros anfitriones. Ya les dimos las gracias entonces pero las reiteramos porque, ahora que agitamos la memoria, vemos que se portaron de lujo.

En abril tuvimos nuestro momento televisivo. El programa Más que noticias, de Canal Sur, tuvo la gentileza de dedicarnos algunos minutos (y el tiempo, en la tele, es oro) y el sumiller Matías Vela ensalzó las virtudes del Spira. Alabó, por ejemplo, su “sabor potente” y su “buena estructura”.

En mayo nos llegó otro reconocimiento importante: Spira obtuvo una medalla de plata en la décima edición del Concurso Internacional de Vinos y Espirituosos, celebrado en Valladolid y en el que participaron más de mil vinos no sólo de España, sino también de países como Argentina, Alemania, Bolivia, Canadá, Portugal, Túnez o Turquía. El premio se lo llevó nuestra añada de 2009, de la que hemos visto, a lo largo del año, que allá donde va triunfa.

En junio, Spira hizo patria y se sumó a la fiesta mayor de la capital granadina patrocinando un espacio en el programa Ven y disfruta del Corpus, de la cadena Cope. Y en septiembre, después de los rigores del verano (meses en los que, todo hay que reconocerlo, se apreció una vez más que el tinto, cuando aprieta el calor, poco o nada puede hacer contra la cerveza), llegó uno de los momentos más esperados por todos: la vendimia.

Fueron dos semanas en las que se trabajó a destajo en San Torcuato, la finca de la pequeña población de Huélago donde se hace el Spira. Pero el esfuerzo valió la pena porque la cosecha fue excelente. Las uvas estuvieron a la altura que se esperaba de ellas (o sea, a un muy alto nivel), y ahora duermen en las barricas para envejecer sin prisas y convertirse, cuando sea conveniente y no antes, en una nueva añada.

Precisamente en octubre fue cuando nos pareció adecuado que viera la luz el Spira 2012, un tinto que, cuando estaba en las barricas, ya fue probado por los expertos y recibido excelentes puntuaciones por parte de las guías más prestigiosas. Un vino que se quiso hacer de otra manera porque nos parece que repetir las cosas una y otra vez no es lo mejor, que hay que buscar nuevos retos. En concreto, durante la vendimia se decidió acortar el periodo de maceración de la uva, con lo que los hollejos estuvieron menos días en contacto con el mosto y le transmitieron menos taninos. En consecuencia, es un vino más suave, más fácil de beber. Pero con carácter, ojo.

Y muy poco después, a principios de diciembre, dimos cuenta desde este blog del lanzamiento del Spira 2013, el primer joven (o roble) de las Bodegas del Marqués de Casa-Pardiñas. Seis meses en barrica y siete en botella dan como resultado un vino brioso, afrutado y alegre, aunque sin perder por ello las señas de identidad de la casa: su sabor intenso, su punto de mineralidad y esa sensación de que la segunda copa sabe mejor que la primera, y así sucesivamente.

A grandes rasgos, así nos ha ido en 2014. No podemos saber qué nos deparará el futuro, pero sí que nos esforzaremos por mantener el listón tan alto como lo hemos dejado o, si es posible, subirlo aún más. Esperamos que su 2014 haya sido excelente y que este 2015 que está a punto de entrar sea todavía mejor. Muchas gracias, mucho gusto.

Fotografía: Ruth Giráldez

 

Comparte:

2 pensamientos sobre “Un 2014 lleno de Spira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>