Mucho gusto
Spira, calidad y prestigio

Spira, calidad y prestigio

La calidad es algo subjetivo, pero existen parámetros para medirla. El vino Spira, de las bodegas Marqués de Casa-Pardiñas, ha superado holgadamente esos parámetros y en sus escasos trece años de existencia se ha ganado el respeto y la admiración tanto del consumidor de a pie (cuyo criterio, por supuesto, debe ser muy valorado) como de los profesionales del sector y la prensa especializada. No es ninguna exageración, por tanto, unir la palabra Spira a estas otras dos: calidad y prestigio.

“Los premios son la certificación de que estamos haciendo bien las cosas”, resume Fernando López Justicia, marqués de Casa-Pardiñas y propietario de las bodegas, que quiere recalcar especialmente la gran labor del equipo que trabaja en los viñedos de Huélago, dirigido por el enólogo Manuel Penela.

Probablemente el primer galardón de importancia obtenido por el vino Spira fue la medalla de plata obtenida en el Concurso Internacional de Sevilla, en el año 2007. Fernando López Justicia recuerda que fue uno de los primeros certámenes al que acudió como padre de la criatura y que como es lógico estaba algo nervioso, porque siempre hay cierta ansiedad cuando se someten tantas horas de trabajo duro al veredicto de los expertos. Pero también matiza que era un nerviosismo relativo. “Sabía que estábamos presentando un vino de calidad y eso siempre ayuda”, razona.

A partir de ahí, las bodegas Marqués de Casa-Pardiñas han presentado sus vinos a casi treinta concursos y no se puede decir que les hayan ido mal las cosas, sino más bien todo lo contrario. En España se llevó la medalla de oro en el Concurso Internacional de  Vinos de España celebrado en Sevilla en 2008 y, mucho más recientemente, la de plata en el mismo certamen, pero celebrado en 2013 en Valladolid. Y salir tan bien parado de una cita que tiene lugar en una de las zonas de referencia del vino en España y en el mundo viene a ser, por poner un simil futbolístico, como empatarle a un Madrid o un Barça en su campo.

Pese a su juventud, Spira ha tenido tiempo de salir de España y triunfar en otros lugares. En el año 2008, el ICEX, organismo dependiente del Ministerio de Economía, lo seleccionó para que fuera uno de los veinte caldos españoles representados en el Klein & Fein, una exposición-degustación que tiene lugar en Suiza y a la que acuden los más prestigiosos importadores del país helvético.

A abrir nuevos horizontes también contribuyó el que la Guía Peñín, la más influyente de cuantas se hacen en España, incluyera a la bodega granadina entre los Nuevos Valores que promocionaría en Estados Unidos. Palabras mayores, cuando se habla de consumidores y de entendidos en la materia.

La República checa o Polonia son otros países donde la gente ya disfruta del  Spira, que puede vanagloriarse de ser el vino que se sirve en las recepciones de la embajada española en Varsovia, la capital polaca. “El embajador es un enamorado de este vino y lo promociona de esta forma”, comentó Fernando López Justicia en un reportaje publicado por el diario Granada Hoy en junio de 2011.

El sello de Calidad Certificada de la Junta de Andalucía o la elección como vino del mes en el selecto Club Akatá son otras muestras del impacto cosechado por una bodega en pleno proceso de expansión y crecimiento.

De Spira también se ha hablado, mucho y bien, en la prensa generalista y en la especializada. Periódicos de la provincia, como el citado Granada Hoy o el Ideal, se han hecho amplio eco de su vendimia nocturna, un procedimiento que sólo llevan a cabo unas pocas marcas en España y que permite que la uva llegue fría a la bodega y se evite así la fermentación con el calor diurno.

En cuanto a la prensa nacional, El País le dedicó un artículo bajo el hermoso título de “Un vino cautivador” y el suplemento Metrópoli del diario El Mundo resaltó que el hecho de que los viñedos donde se cultiva estén a mil metros de altura “juega en favor de la fragancia” del vino. José Peñín, a quien se mencionó en un párrafo anterior, es un admirador confeso de Spira.  En su blog reseñó que Spira es un vino “diferente, de gran personalidad y de profundos matices minerales”. Y en la guía que dirige, las sucesivas añadas del tinto granadino han obtenido casi siempre más de 90 puntos. Aunque igual de bien o mejor ha sido tratado por la Guía Repsol, que concedió 93 puntos a la añada de 2011.

Un largo trayecto recorrido en tiempo récord, unos parabienes que hacen pensar en un futuro halagüeño para una bodega donde, a la vista queda, el esfuerzo, la paciencia y el trabajo obtienen su recompensa.

 

Comparte:

2 pensamientos sobre “Spira, calidad y prestigio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>