Mucho gusto
Que hablen otros
Participantes en el concurso de Mejor Sumiller de Andalucía, celebrado en Granada en junio de 2012.

Que hablen otros

En el blog de Spira ya hemos hablado muchas veces de las excelencias y la calidad de este vino de Granada. Podríamos seguir haciéndolo, porque argumentos no faltan. Pero hemos pensado que también podrían hacerlo otros y que sus testimonios, por imparciales, serían muy dignos de consideración. No hay trampa ni cartón: hemos pedido su opinión a tres especialistas y aquí las consignamos.

Abre el fuego José Antonio Gutiérrez Ruz, sumiller granadino de amplia trayectoria. Algunos lo conocen aún por el sobrenombre de Pepe Damasqueros por los méritos que contrajo en aquel restaurante, pero su carrera no queda ahí. Entre otras cosas, Pepe fue uno de los tres finalistas del Concurso de Mejor Sumiller de Andalucía que se celebró en Granada en junio de 2012, y ha participado en varios certámenes nacionales. Dedicado también a la formación, en 2013 aspiró a ser Nariz de Oro, probablemente el premio más prestigioso al que puede aspirar un sumiller en España.

Sobre el Spira, Pepe Gutiérrez resalta que es “de los mejores vinos de Granada y también de los más complejos”. El experto valora la “apuesta por la gama alta” que hacen las Bodegas del Marqués de Casa-Pardiñas y reconoce la gran calidad de las últimas cosechas. Según el sumiller, el Spira es un vino “más para abrir una botella y sentarse a disfrutarlo que para copear”.

“Si sigue en esa línea, podrá competir pronto con los grandes de España”, continúa el granadino, que entiende que a ese propósito ayudarían dos cosas: utilizar maderas nuevas y, sobre todo, “sacar más productos para diferenciar la gama alta, poner de moda un vino de autor y otro que sirviera para copear“. Esto, por añadidura, favorecería su competitividad. “Ya son muchas las bodegas que lo hacen: tienen un tipo de vino para que rote en las barras y otro, de más calidad, para incluir en las cartas de los restaurantes”.

Respecto a su sabor, asegura que lleva varios años a gran nivel y pronostica que seguirá creciendo. “Será un proceso lento porque ésta es una carrera de fondo y porque echarle un pulso a los grandes e intentar vender fuera es muy difícil, pero es importante que siga en esa línea ascendente”, concluye.

Rafael Fernández es el propietario de las bodegas Irving, ubicadas en la localidad granadina de Huéscar. De sus viñedos, algunos a 1.400 metros (probablemente los más altos de España) se extraen tintos originales, distintos, con sello propio. Y alguno, como el Shiraz, realmente digno de reconocimiento. Irving, al igual que Spira, es una de las bodegas adscritas a la Denominación de Origen Protegida (DOP) Vino de Calidad de Granada.

“Es sin duda uno de los grandes vinos de Granada”, confiesa Rafael Fernández refiriéndose al Spira, del que le llama la atención, sobre todo, “su cuidada elaboración” y detalles como la vendimia nocturna, la fermentación en barrica, el batonage sobre lías o el sistema de envejecimiento de las maderas.

Incide también en que sólo las bodegas con una producción escasa, como la de Huélago, “pueden permitirse ese control en la ejecución de todos los procesos y aportar un carácter artesanal a lo que hacen; para otras más grandes eso es impensable”, recalca.

En cuanto a competir en las grandes ligas, el bodeguero asume que es muy difícil porque hay varios condicionantes. “De entrada está el de pertenecer a una DOP que está empezando y que es mucho menos conocida que Bierzo, Penedés, Toro, Jumilla… Ahí nos llevan años de ventaja y tenemos que asumirlo. Además, en tiempo de crisis es más complicado aún entrar en el mercado con una marca nueva”, añade.

Seguramente ayudaría vender más barato, pero eso tampoco es sencillo. “En Granada algunas bodegas han tenido que subastar sus cosechas a unos precios que han perjudicado al mercado. A las pequeñas les resulta imposible vender más barato de lo que ya lo hacen, sería como vender por debajo del precio de coste”, explica.

De lo que se trata, agrega, no es ya sólo de fijar tal o cual precio, sino sobre todo de “educar” al consumidor. “El cliente, en general, no está tan formado como para distinguir entre un vino normal y uno de calidad. Si ve uno que conoce y es barato, va a comprarlo”, razona.

No obstante, Rafael Fernández se resiste a pintar un futuro pesimista. “Nuestra DOP ya está consolidada y creo que podemos aspirar al reconocimiento de las instituciones y del sector hostelero de Granada, lo cual nos permitiría asentarnos aquí y abrirnos al mercado exterior”, finaliza.

Terminamos con Francisco Javier Marín, aunque casi nadie lo conoce por ese nombre y sí por el de Curro, que es también el del muy recomendable asador que regenta en la Carretera de la Sierra, en Granada. Sumiller inquieto y con un amplio historial en concusros (ganó el provincial en 2012), es también muy conocido por su maestría con los destilados, en especial con el gin-tonic.

“El Spira es complejo, aromático y muy expresivo. Me gusta porque se aleja de otros caldos de Granada, es como más afrancesado, más complicado; un tinto que hay que dejar reposar en la copa y que hable“, resume, de manera excelente.

El especialista también valora el trabajo realizado en las bodegas. “Es una de las más serias que hay en la provincia y aporta detalles de calidad, como la vendimia nocturna, que le dan al producto final una armonía y una complejidad muy apreciables”, afirma.

En cuanto a la apertura al exterior, Curro reconoce que a los vinos de Granada les queda “un recorrido largo” y pone el acento en que la vía debería ser “competir en precios con denominaciones no muy clásicas, como Somontano, y sobre todo trabajar en ajustar el precio y la calidad. Es un reto, y más en una situación de crisis, pero es la mejor forma de defender nuestro vino”, propone.

Por el camino, vaticina, se quedarán algunas bodegas. “Hay vino en Granada que es más difícil de defender por la irregularidad de sus añadas. No pueden existir esos picos de calidad, eso nos perjudica para competir en el mercado nacional”, termina.

Fotografía: Participantes en el concurso Mejor Sumiller de Andalucía que se celebró en Granada en junio de 2012.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>