Mucho gusto
Profeta en su tierra
Asistentes a la sexta edición de la Muestra de Vinos de Granada, celebrada entre el 28 de noviembre y el 1 de diciembre en el Paseo del Violón de la capital granadina.

Profeta en su tierra

El tinto Spira, de las Bodegas del Marqués de Casa-Pardiñas, lució palmito en la sexta edición de la Muestra de Vinos de Granada, celebrada entre el 28 de noviembre y el 1 de diciembre en la capital de Granada. Se trata de una cita organizada por la Denominación de Origen Protegida Vino de Calidad de Granada y el periódico Ideal que a estas alturas goza de una gran consideración en el sector y año a año gana en repercusión y prestigio, si bien es cierto que en esta ocasión se notó un leve descenso de visitantes. La crisis, ya se sabe.

La del Marqués de Casa-Pardiñas fue una de las aproximadamente veinte bodegas que contaron con stand propio en la muestra, que agrupó a todas las empresas que hoy por hoy forman parte de la Denominación de Origen Protegida. Un organismo que este año registraba altas y bajas respecto a la pasada edición y que recientemente cambió de presidente. Ahora está al frente Rafael Fernández, responsable de las Bodegas Fernández Herrero, de Huéscar, donde se hace un vino más que notable llamado Irving.

A lo largo de los cuatro días que duró la exposición, y especialmente durante el fin de semana, el público respondió a las expectativas y se dejó ver por la gran carpa instalada en el Paseo del Violón, junto al Palacio de Congresos. La oferta era tentadora: por un precio razonable, cada visitante podía consumir dos copas y acompañarlas con los buenos productos de la tierra que exponían varios restaurantes y tiendas especializadas en sus atractivos mostradores.

Al que conozca Granada y su provincia no hará falta recordárselo, pero quien no esté familiarizado con su oferta gastronómica debe saber que, exagerando un poco, lo tiene todo a su alcance: jamón de categoría en la Alpujarra, cordero segureño en el norte, productos de la huerta en la Vega, frutos tropicales y buen pescado en la costa…

Promocionar todo eso era el complemento perfecto para el verdadero fin de la cita: fomentar el consumo de los ricos caldos granadinos entre propios y extraños. Dos asignaturas que, como se ha dicho en otras entradas de este blog, aún están pendientes.

Aprobar la segunda es difícil, porque la competencia en España es mucha y porque Granada no juega en igualdad de condiciones en algunos aspectos. Por ejemplo, todavía no es Denominación de Origen a secas. Aunque ya queda menos: la coletilla de ‘Protegida’ desaparecerá de aquí a poco.

Más difícil de comprender es que los vinos granadinos no sean profetas en su tierra, o no en la medida en que deberían serlo. Una provincia (y sobre todo una capital) tan orientada al turismo, y en especial al turismo nacional, debería aunar esfuerzos para que todos los que la visitan cantaran después sus alabanzas en el resto de España.

A eso precisamente se refirió Rafael Fernández en una entrevista publicada en un suplemento que el citado diario Ideal publicó días antes del inicio de la muestra. Preguntado por la demanda de vinos de la tierra en Granada, el presidente de la Denominación de Origen Protegida dijo lo siguiente: “Es curioso, porque aquí parece que cuesta más y se cumple aquello de que nadie es profeta en su tierra. La hostelería muchas veces nos achaca que los vinos de calidad son caros, y eso no es cierto. Basta ojear, por ejemplo, la Guía Peñín, donde se ve que en la relación calidad-precio tienen la máxima valoración. Es necesario que los hosteleros nos muestren su apoyo, tienen que hacer un esfuerzo mayor, porque así lograremos ganar todos”.

Es de suponer que los muchos hosteleros, distribuidores, sumilleres, enólogos y demás integrantes del quién es quién del vino granadino que se pasaron esos días por el Paseo del Violón escucharían, de nuevo, ese mensaje. De lo que se trata, ahora, es de que tomen nota los que aún no lo han hecho. Como sería deseable que también la tomaran los alumnos de la Escuela de Hostelería que participaron en las catas organizadas ex profeso. Ellos son los que están aprendiendo y es loable el intento de que entiendan y aprecien lo suyo para después divulgarlo, con base y preparación.

Spira hace votos por ello, naturalmente. En la feria, la bodega de Fernando López Justicia puso todo de su parte para promocionar su vino como lo que es: un producto de calidad, reconocido por los especialistas y que acumula premios en su corta pero fructífera trayectoria. Como a los demás, a Spira le encantaría lograr esto que tanto se está repitiendo en este artículo: ser profeta en su tierra, ser tan valorado por los de casa como lo es ya en muchos rincones de España y de Europa. Puede que sea un largo camino, pero merece la pena transitarlo.

Fotografía: extraída de Ideal.es

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>