Mucho gusto
Nuevo curso, otros retos
Spira, vino de calidad de Granada, vive en septiembre una nueva vendimia, que como es habitual en las Bodegas del Marqués de Casa-Pardiñas, se realizará a mano y de noche.

Nuevo curso, otros retos

Hay quienes sostienen que el año comienza a principios de septiembre y, aunque el calendario invita a contradecirles, podría decirse que algo de razón sí que llevan. Septiembre es, para la mayoría, el mes de regreso al trabajo después de las vacaciones. Es también el del retorno de los escolares a los colegios y el de los universitarios a sus exámenes. Los partidos dicen que es entonces cuando empieza su curso político y hasta la temporada futbolística arranca más o menos por estas fechas.

Para Spira, vino de calidad de Granada, septiembre también supone el inicio de algo y el final de otro algo. En este mes haremos la vendimia, la culminación de un año de trabajo y cuidados constantes. Las uvas ya han madurado y es el momento de recogerlas (a mano y de noche, como siempre, para que lleguen frías a la planta) y de que se obre, una vez más, el milagro cotidiano: su conversión, mediante la fermentación, en lo que después será el vino que alegre las sobremesas y las veladas de todos nuestros amigos.

La vendimia, además, puede coincidir este año con otro momento muy esperado para nosotros, que es la puesta en circulación del Spira correspondiente a la añada de 2012. Es un vino del que nos sentimos francamente orgullosos, que ha esperado el tiempo suficiente en la barrica, primero, y más tarde en la botella, y que ya está listo para salir al mercado. Lo hace sin complejo alguno; más bien todo lo contrario: antes de ver la luz, los especialistas de la Guía Peñín ya apreciaron sus cualidades y le otorgaron 92 puntos en su prestigiosa publicación. Un punto más, 93, le dieron otros expertos en la materia, los de la Guía Repsol.

Spira quiere seguir creciendo y septiembre, tras un periodo estival en el que inevitablemente las ventas caen (el verano es tiempo de cervezas, y esa es una costumbre contra la que resulta casi imposible luchar), es un mes fundamental para volver a poner en marcha la maquinaria de promoción y distribución. El termómetro se resiste por ahora a bajar, pero terminará por hacerlo y ya sabemos que, cuando refresca, apetece bastante más una copa de buen tinto, como el nuestro.

En ese sentido son varios los objetivos que se marcan las Bodegas del Marqués de Casa-Pardiñas. Seguir pisando fuerte en Granada, por supuesto, porque para eso es su tierra y su principal bastión. Pero también mantener su línea de expansión en otros puntos de Andalucía y del resto de España. Podemos decir con orgullo que nuestro vino está empezando a verse cada vez más en Madrid, Sevilla, la costa de Cádiz o la Costa del Sol Oriental.

De la misma forma, contamos con un buen número de clientes y amigos en el Campo de Gibraltar, comarca de la provincia gaditana donde aspiramos a aumentar nuestra cuota de mercado. Y confiamos en que las gestiones realizadas hasta ahora (lentas y complicadas, porque esto no es cuestión de un día, no hay varitas mágicas y los resultados se hacen esperar) fructifiquen pronto y así el Spira pueda llegar a varios puntos donde por ahora no está presente. Dentro de España, en lugares como Barcelona, Valencia o Almería, por citar sólo tres, y fuera de nuestras fronteras, en Inglaterra, Dinamarca, Holanda…

El mercado internacional, de hecho, parece una salida casi natural cuando aquí continuamos viviendo en un contexto de crisis general (por más que algunos indicadores económicos anuncien que empieza a escampar, lo cierto es que muchísimos españoles aún no puede guardar el paraguas) y también de crisis específica del sector. Los que tenemos pasión por el vino a lo mejor no queremos verlo, pero hay bastantes estudios que demuestran que aquí cada vez se bebe menos.

Sin embargo, los países mencionados, y otros a los que o bien ya llegamos o nos gustaría hacerlo en breve, tienen la ventaja de que la crisis no les ha golpeado con tanta dureza y el extra de que no son productores de vino; lo importan todo y eso hace posible una competencia muy interesante en la que los caldos españoles están ahora bastante mejor posicionados que antes. Si a todo eso se le suma que allí no tienen ese bajón de consumo que aquí padecemos, el panorama resulta muy atractivo, en definitiva.

Como dice el titular: arranca un nuevo curso y en él afrontamos nuevos retos. O retos antiguos que ahora renovamos. En todo caso, lo hacemos con la ilusión y el entusiasmo intactos. Es lo que suele pasar cuando uno confía en lo que hace porque sabe que es bueno, como es nuestro caso. Seguiremos informando. Mientras tanto, salud para todos.

Fotografía: la finca de San Torcuato, en Huélago, donde nace el Spira, el año pasado poco antes de la vendimia.

 

Comparte:

2 pensamientos sobre “Nuevo curso, otros retos

  1. Toni

    Pues ánimo en este nuevo curso y que sigamos leyendo artículos tan interesantes como en el anterior. :-) Enhorabuena por seguir y que sea por mucho tiempo.

    Supongo que si se bebe menos vino es que se bebe más de otra cosa, porque en esta España nuestra se bebe o se bebe. La cerveza me imagino que se lleva la palma y luego ya en los postres, el gintoni y el ron.

    El vino, además, me parece que se deja para las comidas o cenas más especiales, en lugar de ser un acompañamiento cotidiano. No lo sé, tengo esa impresión.

    Un abrazo.

    1. Spira Autor del artículo

      Mi impresión es que el vino también puede ser un acompañamiento cotidiano, pero no cuando el calor aprieta. Y por supuesto es la mejor compañía para una buena comida o cena, pero por culpa de la crisis esas cosas están un poco en desuso. Gracias por los ánimos, amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>