Mucho gusto
Cocina con Spira (VI)

Cocina con Spira (VI)

Una semana más, Mucho gusto, el blog de Spira, vino de calidad de Granada, busca aquí y allá recetas en las que el vino tinto sea el protagonista. Si miramos un poco hacia atrás, vemos que ya hemos dado con un entrante, un condimento y dos platos principales, uno de caza y el otro muy íntimamente ligado a la gastronomía andaluza. Ya puestos, también podríamos contar con un postre, el de la foto de las peras al vino tinto que ilustró la primera entrega de esta serie. No es difícil encontrar una receta de eso, por cierto.

¿Qué falta: un desayuno, una merienda, una guarnición? Pues las tres funciones puede cumplir la mermelada de uva y vino tinto que nos propone Agustín Rodríguez, habitual lector de este blog y buen aficionado al vino, en general, y al Spira en particular. Remite la receta desde Madrid, un lugar donde el vino de las Bodegas del Marqués de Casa-Pardiñas se distribuye, aunque de forma modesta, y donde a este Mucho gusto no le faltan seguidores. De hecho, según los datos de Google Analytics donde analizamos el seguimiento de nuestra página, es el segundo lugar en número de visitas, sólo después de Granada pero por encima de Málaga, Sevilla, Barcelona o Córdoba.

Hecha la introducción, vayamos con la mermelada. Para llenar un bote pequeño (similar a los que encontramos en los supermercados para mermeladas más tradicionales) se necesitarían los siguientes ingredientes: dos tazas de vino tinto Spira, una taza y media de azúcar blanca, una rama de canela, dos pequeñas rodajas de cáscara de naranja, 500 gramos de uvas rojas sin pepitas, partidas en dos, y una pera madura, troceada.

En cuanto a la preparación, nuestro recetador de esta semana nos cuenta que de entrada hay que poner a calentar en una cazuela mediana el tinto junto con el azúcar, la canela y las cáscaras de naranja y remover cada cierto tiempo hasta observar que el azúcar se ha disuelto.

Después hay que agregar los trozos de pera y las uvas y calentar a fuego medio o bajo por espacio de veinte o treinta minutos, removiendo esporádicamente, hasta notar que la mezcla se espesa. Cuando esto ocurra, se traspasa el contenido de la cazuela a un recipiente de vidrio que, de forma opcional, se ha podido calentar previamente, bien al baño maría o bien al microondas. Tanto si se elige lo primero como lo segundo, conviene no pasarse porque de lo que se trata es de que el vidrio esté tibio. Ese bote se tapa y se deja que repose hasta que alcance la temperatura ambiente. Después, si se quiere, se puede meter en el frigorífico.

Una receta sencilla y muy apetecible, como se puede ver. Una mermelada que bien puede servir para acompañar platos de carne, si se quiere aportar un toque vanguardista y no recurrir a las patatas fritas (que son maravillosas, por otra parte), para aderezar ensaladas que mezclen dulce con salado, para untar en pan tostado y saborear con un café con leche a media tarde, tomando parte por consiguiente en esa costumbre tan evocadora que es la merienda, o incluso por la mañana, si se quiere tener un aporte de calorías y de azúcar para comenzar la jornada laboral.

En este último caso, y para frenar el desasosiego de los que puedan pensar que eso de tomar vino a primera hora es algo que sólo hacen los que están enganchados a la bebida, recordaremos algo que por lo demás muchos ya conocen: el vino, al calentarse en el fuego, pierde prácticamente todo el alcohol. Se evapora durante la cocción. Se conservan, en cambio, olores y aromas.

Damos las gracias a Agustín Rodríguez por su aportación y despedimos de forma provisional este humilde recetario. Lo retomaremos más adelante y seguimos por supuesto abiertos a las sugerencias que nos lleguen, tanto sin son de particulares, como ha sucedido esta semana y la anterior, como si provienen de bares o restaurantes, como en los tres primeros capítulos.

Pero hay otros asuntos que reclaman nuestra atención de forma más inmediata y en las próximas semanas queremos referirnos a ellos. No podemos (no debemos) adelantar contenidos, así que lo dejamos por ahora. Agradeceremos, eso sí, que nos tengan al tanto de cómo les ha ido si se han puesto el mandil y les ha dado por cocinar las creaciones que aquí se han volcado. Mucha suerte en los fogones. Mucho gusto.

Fotografía: de la web mexico.cnn.com

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>