Mucho gusto
Cocina con Spira (II)

Cocina con Spira (II)

La semana pasada lanzamos el guante desde este Mucho gusto, el blog de Spira, vino de calidad de Granada. Solicitábamos, tanto a los particulares que tienen a bien leernos de manera habitual, como a los restaurantes y bares que también frecuentan esta página y que, de paso, tengan interés en que su nombre sea mencionado en ella, que nos enviaran recetas en las que el vino tinto sea el protagonista.

Pues a vuelta de correo, como el que dice, ya tenemos un par de ideas interesantes. Cosa que por supuesto agradecemos. Pero como entendemos que no es cuestión de mezclar, vamos a optar por desgranar esas recetas por separado, cada una en una entrada diferente.

Empezamos por la que nos ha hecho llegar Beatriz Román Herrera, competente y simpática cocinera que trabaja en La Tana. Lo podríamos dejar ahí, porque se trata de un sitio que apenas necesita presentación. Pero por si acaso hay alguien que todavía no conozca el lugar, que se sepa: es una taberna ubicada en la Placeta del Agua, lo que quiere decir en pleno corazón del barrio granadino del Realejo, y que aparte de una decoración preciosa, un personal extraordinario y un ambiente fabuloso, tiene lo que, coincidirán en esto, es lo fundamental: magnífica calidad tanto en la comida como en la bebida. Su bodega es tan espectacular como abrumadora: más de 400 referencias de vinos. Pocos sitios en Andalucía pueden presumir de eso.

A lo que vamos es a que Beatriz nos propone hacer lo siguiente: rabo de toro al vino de la tierra y aroma de chocolate. Un plato, el rabo de toro, bastante conocido en Andalucía (Ronda y Córdoba son dos de sus mecas) pero al que aporta un toque personal muy interesante, el del chocolate. Por cierto, que el vino de la tierra que se menciona en el nombre oficial de la receta, huelga decirlo, bien puede ser un Spira.

Los ingredientes, para seis personas, son éstos: tres kilos de rabo de toro, una botella y media de vino tinto de la tierra, seis zanahorias, dos pimientos rojos, tres dientes de ajo, dos pimientos verdes, dos clavos, dos bolas de pimienta, sal y medio vaso de aceite de oliva. A ser posible virgen extra, que siempre mejora los platos.

En cuanto al procedimiento, esto es lo que cuenta la cocinera: para empezar, el rabo de toro se deja macerar la noche anterior en un recipiente al que se añade el contenido de una botella de vino tinto.

A la mañana siguiente se cortan las verduras a trocitos y las zanahorias a rodajas. Después se pone todo en la cacerola, así como el aceite de oliva y el rabo de toro, el clavo, la pimienta y la sal. Se le agrega media botella de vino tinto y se deja cocer todo a fuego lento durante tres horas y media. Pese a que con el fuego lento no se prevén sobresaltos, conviene estar pendiente de tanto en tanto.

Cuando el guiso ya está listo, Beatriz le añade su punto: cuatro onzas de chocolate negro. Para el caso conviene que sea cuanto más negro mejor. Son fáciles de encontrar los que tienen una pureza del setenta por ciento. Una vez mezclado el chocolate con todo lo anterior, el plato está listo para servir. Como acompañamiento, y esta recomendación también se antoja superflua, viene estupendamente una copa de Spira. Mejor dos, que es un plato abundante, y tan apetitoso que no estaría de más repetir.

Francamente, la proposición nos parece suculenta. Aparte de porque el rabo de toro es un manjar de auténtica categoría, porque nuestra cocinera colaboradora introduce una combinación que a quien escribe este blog le parece absolutamente irresistible: vinto tinto con chocolate. Dejarse para el postre una copita y acompañarla de tan goloso dulce (para el caso, lo mejor es el negro, pero puede valer también un chocolate con leche y hasta uno con almendras) es garantizarse un esplendoroso final de almuerzo, o de cena.

Por cierto, y aunque sea desviarse un poco: el chocolate también combina pero que muy bien con el whisky. Así que si rematan con ese destilado, traten de reservar al menos un par de onzas para acompañar el trago. Merece la pena.

La primera receta nos ha parecido superior. Estamos seguros de que llegarán más y que serán igualmente suculentas. Gracias una vez más a la persona que nos la ha suministrado. A todos los demás, les reiteramos nuestro ofrecimiento. Hagamos entre todos un recetario de altura con el tinto por bandera. Seguro que es posible.

Fotografía: un apetitoso rabo de toro con vino tinto. De la web www.eladerezo.com

 

 

Comparte:

Un pensamiento sobre “Cocina con Spira (II)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>